4 Aspectos cruciales en colaboraciones profesionales (Parte 2 de 4)

martes, 14 de marzo de 2017

2. Perfiles profesionales adecuados


Recordamos del post anterior que los aspectos que vamos a tratar son 4:
  1. Consolidación de las relaciones humanas
  2. Perfiles profesionales adecuados
  3. Siguiendo los ciclos vitales de cada persona
  4. Equilibrio en la aportación de cada colaborador integrante. 

Hoy vamos a hablar brevemente de la búsqueda de perfiles profesionales adecuados.

Es importante conocer las necesidades primordiales de un proyecto para saber qué actividades profesionales debes cubrir dentro del equipo, y qué colaboraciones estratégicas te interesa crear. 

A este respecto, pensad primero en vuestro modelo de negocio (puede servirte el Business Model Canvas).
Una vez que conozcáis las piezas principales de vuestro proyecto, analizad quién se encarga de cada cuál.


A la hora de organizar funciones, permitid que el proceso sea lo más espontáneo posible, con un compromiso de no dejar aspectos importantes en el aire. Es importante que las personas enganchen desde la ilusión de realizar cada aspecto a distribuir. Cuando se crea un proyecto nuevo con un colaborador, la falta de ilusión o unas circunstancias no adecuadas podrían llevar a que un perfil no desarrolle bien sus tareas.

¿Cuál es la mejor solución para este tipo de conflictos? Aprender a empatizar y escuchar a las personas. Cada colaborador es un mundo, con unos intereses, unas pasiones, unas ganas naturales por desarrollarse de manera diferente en cada momento de su vida. 

Conocer los intereses genuinos de una persona es el principio para encontrar una buena relación de confianza, efectividad y éxito en las colaboraciones. Pensar que cada persona está obligada de antemano a cumplir con lo que sus capacidades profesionales definen puede ser un error que haga flojear una colaboración.

En ocasiones se cree que porque alguien sepa hacer Webs va a implicar que le va a gustar hacer la Web del proyecto en cuestión, y eso es un error que puede conducir a un rápido fracaso si la estructura principal del proyecto es una Web, y el informático es en realidad un amante del cacharreo de ordenadores, no de la programación. 

Es más fácil crear una gran Web con un amante de la informática aunque nunca haya estudiado un módulo o carrera relacionada.

Por tanto, si deseo remarcar algo de esta pequeña reflexión, es que más importante que identificar los perfiles profesionales, e incluso las capacidades y experiencia profesional de nuestros colaboradores, es conocer las metas y los deseos de realización de cada persona. Una buena alineación en este sentido produce un efecto formidable, pues cuando un desarrollo profesional está alineado al sentido de plena realización de una persona, el resultado habla por sí solo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario